Nostalgia, volviendo al pasado con la música del futuro. Archivos .mod

Hoy me pasó algo extraño. Llevando a Avril a su tradicional clase de danza, un sonido en la radio me retrotrajo en el tiempo y me hizo recordar al viejo formato MOD. Quizás la gran mayoría que lee este artículo desconoce que es esto. Así que decidí darle un poco más de detalle y revolver en el pasado para encontrar lo que, desde mi punto de vista, generó el punto de inflexión en cuanto a la música digital.

 

Acá estoy con mi querida i386. En la pantalla, en escala de grises, se ve una imagen del transbordador espacial. Foto de 1994

Un poco de historia personal

A fines de la década de 1980 las computadoras eran algo poco común. Tuve la suerte de poder contactarme con ellas desde edad temprana, primero en la escuela, pionera en la enseñanza de la materia en el país, luego en casa con la vieja Talent MSX DPC-200 de las que aún conservo una (comprada mucho tiempo después porque ladrones ingresaron en casa allá por 1988 y se la llevaron) y tiempo después en mi querida Biblioteca Popular Ricardo Rojas, en la que adquirieron una fantástica XT con monitor de fósforo ámbar.

En 1993 llegó mi primera PC, una potente i386 con 16MB de RAM y disco rígido de 30MB. Un monstruo para la época. Ni siquiera existía todavía la placa de sonido. Pero ya se veía venir el progreso. En una revista PC-Users, vino una interfaz mágica, que permitía sacar el sonido a través del puerto paralelo y mandarlo a un amplificador. Es así que la cosa empezó a sonar diferente, superando al único y útil parlante interno (si, traía  uno adentro del gabinete que realizaba sus funciones con un estruendoso «bip»).

A continuación una foto del dispositivo «mágico» que generó el gran salto. Pero para poder escuchar música, aún faltaba algo. Habrá notado el lector que la capacidad de la computadora no era ni por mucho aceptable. Resulta que sería impensado algún formato como el mp3 en una época donde a duras penas los 8 bits de procesamiento y los 30 MB de HD eran el estándar del momento. Sumado a esto y de la mano de los videojuegos es que surge el formato .MOD.

Interfaz DB25 a Plug 3.5″

Aunque usted no lo crea, los .mod ya sonaban en la PC desde antes, a través del parlante interno que servía para anunciar diferentes estados de la computadora. Pero por este mismo parlante salía un sonido inconfundible. El de los juegos. Y para poder incorporar música en los juegos, dadas las limitadas capacidades del hardware, es que surgió este formato de música.

Según la Wikipedia:

El .mod es un formato de archivo para música que surge a mediados de la década de 1980, diseñados para secuenciadores de tipo tracker como SoundTracker, ProTracker, ModPlugTracker, etc. Estos fueron ampliamente difundidos especialmente por los computadores Amiga y Atari ST, sin embargo en el 2008 sigue estando muy extendido en sistemas operativos como GNU/Linux, especialmente por su facilidad en permitir crear música para videojuegos a bajo coste de espacio y uso de CPU con salida de 8 bits.

Lo característico del formato .mod es la inclusión en su cabecera de samples o muestreos digitales. Estos samples son el sonido de los distintos instrumentos que componen la música. Mediante una variación en la velocidad de reproducción de un sample resulta en un tono más alto o más bajo, pudiéndose así reproducirse para todas las notas musicales. El formato mod también contiene la información de cuándo y qué instrumentos hacer sonar para la reproducción de la obra. Así como un número limitado de efectos sonoros como vibrato, deslizamiento de volumen, etc.

La gran ventaja del formato .mod es su reducido tamaño, por lo que era extensamente utilizado para música de videojuegos. En sus tiempos se distribuían en disquetes de 700Kb, conteniendo un solo disquete una obra completa o varias canciones. Semejantes limitaciones de espacio fueron relajándose con la introducción del CD en el mundo del videojuego, por lo que fue perdiendo terreno frente a otros formatos.

¿Con qué reproducimos?

En esa época el sistema operativo dominante era el DOS. Para reproducir música .mod en este sistema, existía amplia variedad de software, como por ejemplo el SoundTracker o los basados en el precursor del formato: Amiga MOD Player.

Con el advenimiento de Windows 3.1 aparecieron los reproductores como Mod4Win que realmente era de lo mejor. Y me arriesgo a decir, porque no, que fue el precursor del WinAmp, cuando apareció finalmente el MP3 (un WAV era totalmente inviable; unos pocos minutos de grabación, llenaban todo el disco rígido).

Hoy la cosa es mucho más sencilla. El mismísimo VLC reproduce archivos MOD. Pero si el lector es como yo, nostálgico, preferirá algo para la consola. En GNU/Linux la cosa es bastante fácil.

1
sudo apt install mikmod

Y ya tenemos un buen reproductor. Pero si además el lector quiere algo más «nerd», cuenta con OpenCubicPlayer, que se instala haciendo:

1
sudo apt install opencubicplayer

Y se lanza simplemente con el comando ocp.

¿De dónde descargar música en formato MOD?

Le dejo al lector el enlace a un sitio con infinidad de archivos en formato MOD  http://www.modarchive.org y un video donde un usuario explica como realizar descargas masivas desde la consola.

Obviamente todo esto es para Linux. Si el lector quiere hacer lo mismo en otro SO, tendrá que buscar por su cuenta.

Si no quiere instalar nada pero igual escuchar una aproximación de como sonaba un MOD, le dejo unos videos (vale la pena escucharlo con un programa especializado.

 

Y si desea instalar una app en su smartphone, también existe Amiga MOD Player para teléfono celular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *